Vida Diaria

Dios proveé

Juan 6:5-13 (RVR60)

Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones. Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.

¡Wow! Este post lo he querido iniciar con estos versículos de La Biblia por algo hermoso que hizo Dios con nuestra familia.

Hace ya varios meses mi familia y yo fuimos a ver a una de mis primas y a su familia, la cual es muy especial y apreciada para mi, les hablamos por teléfono para ponernos de acuerdo y me ofrecí a llevar la comida, he de decirles que no se calcular cantidad de comida para cierto numero de personas, pero para 5 adultos y 1 niño supuse que con 1 kilo de carnitas era mas que suficiente, pero al llegar me lleve una gran sorpresa, ¡No eran 5 adultos! ¡Eramos 7! Lo primero que vino a mi mente fue, no va a alcanzar la comida, supongo que por la mente de mi prima paso lo mismo, porque ella saco un recalentado de un guisado de un día antes, por cierto muy rico, como se dice aquí en México “pa completar”. Ese día la pasamos muy bien, mi hijo los quiere mucho y estuvo muy contento, y milagrosamente la comida alcanzo perfectamente.

Parece muy simple pero Dios provee, pero el Señor tenia preparado algo mas hermoso, por cuidar a mi hijo accidentalmente tome el control remoto del aparato de cable de mi prima y me di cuenta hasta que llegamos a casa, al otro día que por cierto fue domingo, después de ir a la Iglesia regresamos a la casa de mi prima a dejar el control remoto, y saben estas es la parte mas hermosa, donde Dios nos demuestra su misericordia, su grandeza y su control sobre todas las cosas, volvimos a comer los 7 adultos y 1 niño de las mismas carnitas del día anterior, como alcanzo no lo se, mejor dicho si lo se, solo Jesús el Rey de Reyes es capaz de multiplicar para la gloria de Dios, y estoy seguro de que el fue el que multiplico la comida.

DIRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *